Patologías ginecológicas: Enemigas de la mujer

Patologías ginecológicas: Enemigas de la mujer resumen

Según los estudios médicos en relación a los padecimientos de la mujer, ha revelado que un aproximado de 30% de la población femenina padece de dolores en la pelvis o abdomen originados por causas ginecológicas, a lo largo de sus vidas.

Las molestias generadas se miden en distintos grados, algunas resultan ser leves, otras fuertes, y otras demasiado intensas. Ha habido casos de mujeres que alegan no poder ir ni siquiera a un abasto por sufrir de estos constantes dolores. Sin embargo, por más leve que sea la incomodidad no hay motivo para tener que soportarlo.

enfermedades-de-la-mujer
todas las enfermedades de la mujer

Los padecimientos se registran mayormente en la comunidad fémina-adolescente. Las jóvenes suelen auto medicarse, pero la magnitud del problema es tan acentuada que no las libera del todo del dolor.

Algias pélvicas: En este cuadro clínico se nos presenta una lista de consultas de grado ambulatorio, y de urgencia que se relacionan frecuentemente a considerables alteraciones del modo de vida de las mujeres que las padecen.

Existen varios tipos de patologías que generan las algias pélvicas. Entre ellas se hace mención de:

  • Algia pelviana aguda: Se desarrolla como un dolor pélvico de aparición súbita, evolución acelerada y de corta duración. Esto puede verse acompañado por signos como la fiebre, náuseas y vómitos, irritación peritoneal, etc.
  • Algia pelviana cíclica: Suele ser muy común en las apariciones de la menstruación. La dismenorrea se clasifica como un dolor primario, al inicio del ciclo menstrual, secundario, después de acabar la menstruación. No obstante es posible que obedezca a múltiples patologías.
  • Algia pelviana crónica: Esta se define como un dolor cuya duración se ha prolongado por más de un año, no se ha asociado a una causa clara

Tratamientos:

Existe la posibilidad de tratar estos males que tanto golpean a las mujeres. Probando desde los tratamientos más simples a base de capsulas o medicinas caseras, hasta aquellos más complejos y de urgencia.

  • Paridad cumplida
  • Histerectomía: En este proceso se extrae el útero de la mujer, y en algunos casos el cuello uterino, junto a la vagina (radical).
  • Paridad no cumplida
  • Laparoscopia diagnostica y eventualmente terapéutica: La laparoscopia pélvica, es un proceso menos invasivo que la cirugía abierta, y se estima un tiempo de recuperación más corto.

Proceso inflamatorio pélvico (PIP)

Es la inflamación de los órganos genitales internos que por lo general suelen involucrar a los órganos o tejidos adyacentes. Pese a que esto no tiene una alta tasa de mortalidad, puede presentar complicaciones a largo plazo.

Patogenia: En la flora vaginal se alojan una serie de bacterias, que bien al principio no pueden considerarse un peligro. No obstante, debido a las exposiciones y determinadas condiciones en las que se encuentren, estas bacterias podrían llegar a causar un severo daño en los genitales de la mujer.

La flora de los procesos inflamatorios pelvianos es polimicrobiana. Por lo general se trata de bacterias, pero existen posibilidades de origen viral (simplex II, herpes, etc). Micótica o parasitaria.

Casi todos los microrganismo responsables del PIP (proceso inflamatorio pélvico) están ubicados en la vagina. Pudiendo ser endógenos (De la flora normal), o exógenos, (A través del contacto sexual).

A través de la vía canalicular, se puede contraer de manera frecuente la propagación de los microorganismos. Estos invaden y colonizan el canal endocervical, endosalpinx y endometrio, hasta llegar a la cavidad peritoneal y perjudicar a los genitales internos.

La vía linfática, es otra manera de contraer. En esta los microorganismos ascienden por los vasos linfáticos desde la región cervical y cavidad uterina hasta llegar a los ganglios pelvianos. Se origina de la flora aerobia y anaerobia inespecífica.

Factores de riesgo:

El mayor riesgo se aloja dentro de la edad de las mujeres. Siendo estas más propensas entre los 20 y 29 años de edad. Mientras que, en la menopausia el PIP es más frecuente.

La conducta sexual de la mujer es otro aspecto importante. Si se inicia la sexualidad a temprana edad, o si se tiene a un gran número de parejas, e incluso si el coite se produce de manera constante, ya que el semen favorece a la ascensión de microrganismos.

Es importante, por este motivo, que la mujer se realice un chequeo médico anualmente y asista a un especialista en caso de padecer cuadros clínicos similares a los explicados anteriormente.

Articulos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *