Patologías de la cabeza

Patologías de la cabeza y cuello

Todos los seres humanos son propensos a sufrir una serie de diversas patologías en la cabeza y cuello, siendo las más comunes, por supuesto, la jaqueca y la migraña.

Esta anomalía se caracteriza por constantes dolores de cabeza, situados en un lado de la cara, de carácter crónico, los cuales se presentan con mayor frecuencia en las mujeres antes de los 40 años.

patologias-cabeza

Regularmente pueden durar de cuatro horas a dos días, con un dolor pulsátil, similar a un latido, donde también las personas tienen molestias con el ruido, la luz y el movimiento.

Es común que antes de que a una persona le comience la jaqueca pueda notar algunos síntomas, como molestias visuales tales como luces, brillos, visión borrosa, o también hormigueos en la lengua o las manos.

Aunque no se conoce su origen, se cree que pueda estar relacionada con la teoría vascular sumada a la dilatación de los vasos sanguíneos, que ocasionarías dolor por las fibras nerviosas.

La cefalea tensional, por su parte, consiste en un dolor de cabeza sin lateralidad, puede iniciarse en las regiones frontal supraorbitaria o la occipital, cuando estas se despiertan. El dolor es persistente con sensación de presión en banda, predomina en adultos del sexo femenino.

De acuerdo a los especialistas, el estrés es uno de los detonantes de la cefalea, la cual pueden durar hasta 15 días por mes.

Por otra parte, la cefalea de horton es uno más intenso, parecido al de la jaqueca, es decir, intenso, con síntomas vegetativos, retrooculares, lagrimeos, edema palpebral, edema, o miosis.

Una persona puede padecer esta anomalía por varias semanas, en incluso se pueden presentar luego de unos meses.

La parálisis facial consiste en una lesión que ocurre en el nervio facial, y que puede afectar a ciudadanos de cualquier sexo o edad. Generalmente se presenta de un solo lado de la cara.

Según los especialistas, el 90% se originan por causas desconocidas, aunque también pueden tratarse de una consecuencia de infecciones bacterianas, virales, o endocrino metabólicas.

Los síntomas son muy perceptibles. El afectado no puede cerrar un ojo, y además tendrá la boca torcida, no podrá mover la frente con facilidad, y no se le elevarán las cejas de forma simétrica.

En algunos casos pueden generarse también en extremidades o en otros sitios de la cabeza.

Otra patología de la cabeza muy común es la neuralgia de trigémino. Esta consiste en un dolor en brotes paroxísticos, de carácter punzante, eléctrico, como un relámpago, muy intenso, que afecta a una ó más ramas del nervio trigémino: oftálmica, maxilar superior y mandibular.

La ráfaga de dolor es de corta duración, desde segundos a dos minutos, ocurre de forma espontánea o se desencadena al incidir sobre el punto gatillo con el tacto, al comer, hablar, etc. De acuerdo a las investigaciones realizadas por distintos especialistas, se ha determinado que pueden presentarse en las personas luego de manipulaciones dentales o intervenciones. La distribución de dolor estará relacionada con las ramas afectadas. Es decir, puede ser oftálmica, con dolor en la región de la ceja, en el ojo, periorbitario, cuero cabelludo o cuello.

La maxilar se presenta desde el oído, pasando al maxilar superior, pómulo, aletas de la nariz, comisura labiral o el surco naso geniano. El mandibular, por su parte, a través de dolores en la mandíbula, región lateral del cuello, sientes, mentón o cuello.

Por otra parte, existen también las neuropatías periféricas. La neuropatía es un trastorno de la función del nervio ó de su estructura, puede afectar a uno ó más nervios (neuropatía ó poli-neuropatía). Se asocian con la disminución de las funciones sensitivas y/ó motoras. Cuando afecta a fibras sensitivas, produce dolor neuropatico que es de varios tipos:

La disestesia es un dolor que genera desagrado y afecta la sensibilidad. La alodínia se caracteriza por un malestar ocasionado por un estímulo muy leve, tal como el roce de las sábanas.

Por otra parte, la parestesia es el déficit de sensibilidad u hormigueo, la hiperalgesia es la respuesta muy exagerada a un estímulo doloroso, la hiperestesia por incremento de sensibilidad, o la hiperpatía que resulta muy doloroso, o no.

En el “latigazo cervical” ó esguince, existe una distensión de ligamentos con reacción violenta de la musculatura de cuello.

Articulos relacionados:

Recuerda dejar tus comentarios aqui abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *